COLOMBIA, EL RIESGO ES QUE TE QUIERAS QUEDAR

Dedicado a mis colegas y amigos Luis Alfonso Moreno y Carlos Parra de la Uptc.

Recibí por parte de autoridades, colegas docentes y estudiantes de la Facultad de Administración de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (Uptc) una invitación a dictar una conferencia y participar en un coloquio con emprendedores y empresarios en el marco del Seminario Internacional “Paradigmas contemporáneos en las organizaciones” celebrado los días 22 al 25 de octubre en la sede de la Uptc de Sogamoso, Boyacá, con el apoyo y patrocinio de la Asociación Colombiana de Facultades de Administración (ASCOLFA).

Una vez cumplido el compromiso y agradecido una vez más con la amabilidad, las atenciones, la generosidad de mis amigos colombianos, me dispongo a escribir unas líneas sobre esta nueva experiencia en Colombia. Una experiencia que me ha mostrado cambios positivos interesantes en la sociedad y en la economía colombiana desde mi última visita, lo cual contrasta agudamente con el escenario político, económico y social que se vive y se sufre diariamente en mi país Venezuela.

El primer cambio que percibo es en la propia Uptc. Desde que me invitaron por primera vez hace nueve años, esta universidad ha evolucionado hacia la excelencia académica e investigativa y ya se sitúa entre las diez mejores universidades de Colombia. Una evolución que habla del esfuerzo que desde las universidades colombianas se está haciendo en pro de alcanzar altas cotas de excelencia, en la búsqueda de una educación de una calidad que garantice la competitividad del capital humano que allí se forma. Otros cambios los percibí dentro de la organización del propio Seminario, lo cual constaté en un sin número de detalles que reflejan que una parte de la sociedad colombiana, en especial sus jóvenes universitarios y sus profesionales, está apostando por el futuro, un futuro donde se aprovechen las posibilidades que brinda la sociedad del conocimiento y la tecnología, particularmente las TIC y la IA, permitiendo mejorar e innovar en organizaciones y procesos productivos y sociales de todo tipo.

Una muestra de ello es que el ingreso de los participantes durante el evento no supuso se formara ninguna aglomeración ni retrasos para la entrada al auditorio, porque se hizo chequeando el tradicional estandarte de identificación mediante la utilización de un código QR. Entonces recordé que en un episodio de “Los Simpson” de hace dos décadas, el cual menciono en mi libro “Aprendiendo Economía con Los Simpsons”, se predecía hasta cierto punto que las organizaciones y la economía serían administradas apoyándose en robots, dispositivos y aplicaciones robóticas de fácil acceso como el código QR. En efecto, en el referido episodio, Bart y Lisa se gradúan en una academia militar y el coronel director de la academia en su discurso de orden les dice a los cadetes: En las guerras del futuro no participarán directamente ustedes sino lo harán pequeños robots. Pero ustedes serán los encargados de diseñar, fabricar y manejar esos robots.

Por su parte, en el coloquio de emprendimiento y empresarial pautado dentro de las actividades del Seminario, se presentaron otras muestras de esos cambios de mentalidad que conlleva ajustarse o adaptarse a una economía y una sociedad del conocimiento globalizada.  Así lo confirmó la exposición del gerente para Boyacá de Colombia Emprende, una institución público-privada de capital de riesgo que fomenta y apoya el emprendimiento innovador. La presentación de una emprendedora que recibió financiamiento de esta institución para su heladería de sabores artesanales y diseños innovadores, corrobora que a pesar de los escollos es factible desarrollar este tipo de emprendimientos, negocios que además directa o indirectamente se relacionan con la economía creativa o economía naranja, uno de los sectores productivos medioambientalmente más limpios y de mayor expansión en el Mundo y en América Latina.

El toque emotivo de ese coloquio lo suscitó un joven estudiante de Administración de la Uptc, empresario dedicado a la fabricación de balones deportivos. En su exposición le rindió honores a su abuelo, presente en el auditorio, quien comenzó el negocio de la producción de balones de fútbol cosiéndolos a mano, de una manera completamente artesanal. Hoy en día su nieto ha logrado hacer evolucionar la empresa, invirtiendo en tecnología e innovaciones, aspirando cubrir no solo el mercado colombiano de balones deportivos sino también a exportarlos a otros países de América Latina.

Otra experiencia interesante de mi viaje fue constatar el progreso y el ambiente de eficiencia en la calidad del servicio que tiene el Aeropuerto Internacional El Dorado en Bogotá. Este aeropuerto se ha erigido como el mejor de Suramérica y uno de los mejores del Mundo. Y esta eficiencia se relaciona con otra, al corroborar que en materia de infraestructura y servicios para el comercio marítimo Colombia también es el mejor conectado de Suramérica, de acuerdo con un índice de conectividad marítima elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y reflejado en el informe Review of Maritime Transport 2018. Todo ello se complementa, como lo mencioné en mi conferencia, con el conjunto de reformas introducidas para mejorar su clima de negocios, situando actualmente a Colombia como el país con el tercer mejor clima de negocios de América Latina, solo por detrás de México y Chile, según el informe Doing Business 2019 del Banco Mundial, publicado en octubre de este año 2018.

Esta visión optimista no pretende negar los problemas y desafíos que enfrenta Colombia. Por ejemplo, uno de los conferencistas del evento, Francisco Solís Encizo, expuso el problema que sigue constituyendo el alto índice de corrupción existente. Por su parte, en mi conferencia mencioné el obstáculo que supone el estancamiento en la diversificación de las exportaciones durante 2005-2015, según los datos del UNCTAD Handbook of Statistics 2016. Diversificar las exportaciones, especialmente la de bienes y servicios con medio y alto contenido tecnológico, resultará un desafío relevante para que Colombia logre evitar caer en la llamada “trampa de los países de ingreso medio”. Otro reto lo constituye seguir generando políticas inclusivas, especialmente en el área de la educación y la salud, que permitan disminuir la atávica muy desigual distribución del ingreso y de la riqueza de la sociedad colombiana. Por supuesto, el desafío de afianzar el proceso de paz será clave para generar la armonía política e institucional requerida dentro de una democracia consolidada para alcanzar el desarrollo.

Pero sin duda que de esta visita a Colombia me llevo la visión de que se están produciendo cambios muy interesantes, que apuestan por un futuro mejor, contrastando con el proceso que se vive en Venezuela, donde el Socialismo del Siglo XXI se convirtió en un proceso que en vez de acercarla al futuro la arrojó inmisericordemente al pasado, al abismo. Una famosa publicidad internacional para atraer turismo a Colombia jugaba con la palabra riesgo para hacer notar que antes la percepción del turista en general es que era muy riesgoso viajar al país neogranadino, mientras que ahora el riesgo es que uno se quiera quedar. Y tal cual fue mi sensación en esta visita.

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en COLOMBIA, EL RIESGO ES QUE TE QUIERAS QUEDAR

CRISTÓBAL COLÓN Y LAS BALLENAS

Recibo en mi correo una nota de una de las redes que soportan mis investigaciones, específicamente ResearchGate, anunciándome que tengo una nueva cita académica de mi libro digital “Economía Medieval y la Emergencia del Capitalismo” (eumed.net, 2004). Esta vez se trata de un artículo inserto en una revista dedicada a la historia de la industria de la caza y explotación de las ballenas en el Atlántico Norte, Galicia y Portugal, y de cómo esa explotación derivó en el presente hacia una perspectiva conservacionista de esta especie animal marina.

Traigo a colación lo de la cita porque hoy Día del Descubrimiento, de la Resistencia Indígena o como usted quiera llamarlo, aparecerán las consabidas quejas históricas del enorme expolio, usufructo, explotación, desarraigo y genocidio que causó la empresa del descubrimiento y de la conquista de América por parte principalmente del imperio español, aunque no solo de este imperio, y de una forma reduccionista le dirán que por esta explotación la causa de la riqueza de la Europa actual no es otra cosa que la contraparte, el reverso, de la pobreza y miseria de buena parte de la América del presente. La verdad es que esta queja, a poco que uno revise la historia económica de la era medieval tardía, no tiene relevancia explicativa, no se sustenta en los hechos.

En efecto, desde el punto de vista económico al final de la era medieval uno se encuentra que al menos algunos rasgos de  las empresas de explotación moderna ya existían en algunas industrias de finales del siglo XIV y en el XV, las cuales relacionamos con la emergencia del capitalismo mercantil. La caza y explotación de las ballenas durante ese periodo tuvo algunas de esas características. Otro ejemplo, incluso más representativo y completo, por los adelantos tecnológicos y organizacionales implementados, sería el Arsenal de Venecia, una fábrica de barcos mercantes y de guerra, de balas y cañones, que en muchos sentidos funcionó como las fábricas de producción en serie que solo veríamos en el comienzo del siglo XX.

En otras palabras, el afán de explotación juntado al afán de poder de quienes aprovechaban esa explotación, ya existía en una variedad de empresas europeas y en la mentalidad de algunos gobernantes de los imperios europeos del fin de la Edad Media. El descubrimiento por Cristóbal Colón del llamado “Nuevo Mundo”, lo que hizo fue exacerbar las variables determinantes de la emergencia del capitalismo que ya se asomaba con sus bienes y sus males. Si hubieran sido los navegantes y marinos del imperio portugués, con el hermano del Rey Joao a la cabeza, Enrique El Navegante, mucho más instruidos que los del imperio español, quienes descubrieran América, las causas y consecuencias sobre el afán de explotación, la guerra comercial y de dominio geopolítico entre los imperios europeos se habrían presentado igual, aunque habría tenido, qué duda cabe, otras configuraciones.

Yo no sé qué tanto sabía Colón sobre la caza y explotación de las ballenas, a lo mejor mucho a lo mejor nada. Lo que sí sé es que Colón tenía una mentalidad, como muchos otros navegantes y gobernantes de finales del siglo XV, a horcajadas entre el mundo medieval que fenecía y el mundo moderno que emergía. Y esto es lo que importa colocar en una perspectiva histórica. Colón entendió perfectamente las enormes posibilidades de explotación y de usufructo de las tierras descubiertas, incluyendo a los habitantes de estas tierras. Pero Colón no entendía ni podía entender nada acerca de derechos humanos, principios morales que solo comenzarían a cobrar sentido en los escritos, con una visión pre-rousseauniana, de algunos sacerdotes de la Universidad de Salamanca, como Francisco de Vitoria, y de otros que vinieron a América, como Bartolomé de Las Casas, en el siglo XVI; principios que se adelantaron a su definitivo afianzamiento a partir del último cuarto del siglo XVIII. Y no es que se quiera justificar el salvajismo y el genocidio detrás de la conquista y la colonización española, de lo que se trata simplemente es apuntar que no tiene mucho sentido reclamar a Colón y los conquistadores que vinieron de su falta de “humanidad”. Por cierto, ahora también sabemos con relativa exactitud que los gobernantes  del imperio azteca y del imperio inca tampoco destacaban por tener creencias “humanistas” o “socialistas” como algunas veces se ha insinuado esto último para el caso de los incas.

Las acciones de Colón, de los navegantes portugueses, de los navegantes chinos que no fueron, de los conquistadores, de los piratas, de las compañías de indias, de las luchas intestinas y geopolíticas de los gobernantes de los imperios europeos y precolombinos, nos alertan que nuestro acercamiento a esta historia siempre debe ser desde una perspectiva que intente capturar a su vez la mentalidad individual y colectiva que tenían sus protagonistas y sus sociedades, la que permitió forjar el mundo moderno y la emergencia del capitalismo. En este sentido, se vale especular y plantear hipótesis originales que rompan con los cánones ortodoxos, pero, como dice un dicho anglosajón, debemos cuidar de no tirar el bebé con el agua de la bañera.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en CRISTÓBAL COLÓN Y LAS BALLENAS

BRASIL Y LA EFECTIVIDAD DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

Dedicado a mis amigos y colegas brasileños, en especial Karine Bandeira y Eduardo Mauch Palmeira.

Una vez conocidos los resultados de lo que fue la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, sabemos que está a las puertas de ser gobernada por un ultraderechista, ultraconservador. El dilema que hoy enfrenta la nación latinoamericana de mayor tamaño geográfico y económico no solo es problemático para el destino del propio Brasil, sino también para el de toda la región. Esto es así porque, dejando al margen el colapso de Venezuela y su “freakonomics” nunca antes vista en la región, la mayoría de las demás naciones latinoamericanas, al igual que Brasil, pueden confrontar serias dificultades de gobernabilidad, en la medida que las políticas públicas han sido poco efectivas para solucionar los desafíos sociales para los cuales se diseñan e instrumentan, en especial, las destinadas a la reducción de la tasa de pobreza, el nivel de desigualdad o lograr alcanzar una estructura económica de alto nivel de productividad y competitividad.

En efecto, a las diversas fallas del mercado sobre las que se asientan las economías de los países latinoamericanos hay que sumar las fallas del Estado. Lo peor de todo es que el mal desempeño gubernamental e institucional empeora conforme en la región gana terreno la acción de grupos y élites políticas que se enquistan en el poder. La amenaza que se cierne ya no es solo la posible agudización de los problemas sociales generados por la poca o nula efectividad de las políticas públicas, sino también el peligro de deriva hacia la ingobernabilidad o hacia el autoritarismo antidemocrático.

Considero que es un error colocar las fallas del Estado referidas a las políticas públicas en relación a si las instrumentan gobiernos de izquierda o de derecha. Ciertamente estas políticas a menudo están contaminadas de la ideología del gobierno que las aplica, pero lo que realmente importa evaluar es si son efectivas de acuerdo a los objetivos que se hayan fijado y los resultados obtenidos. La mayor parte de las veces la gente común no las juzga con base en sus principios políticos o ideológicos, principios que, demás está decirlo, son perfectamente válidos y respetables; la gente lo que juzga es si determinada política pública ha mejorado su bienestar o si, por el contrario, le ha mermado su calidad de vida. Y en este juicio raramente se equivocan. Luego esa percepción tiende a reflejarse de varias maneras: protestando, absteniéndose de votar, votando con los pies (migrando), o incluso eligiendo al extremo del espectro político del gobierno que les falló.

Los desafíos de instrumentar políticas públicas efectivas son enormes porque las que han sido exitosas en un país no necesariamente se pueden replicar con igual o mayor éxito en otro país, pues esto depende en gran medida del entorno económico y político existente en cada caso. Por otra parte, la efectividad de políticas como las dirigidas a la estabilidad macroeconómica, pudiendo se ejemplo de ello Colombia o Bolivia, no necesariamente garantiza el éxito de políticas microeconómicas, como las orientadas a mejorar la competitividad de las empresas. En el peor de los escenarios, pueden asomarse serios dilemas de política macro y micro, como los que ahora enfrenta Argentina y en menor grado, pero también de forma visible, Costa Rica.

Desde esta perspectiva, los vaivenes políticos de la región habría que enfrentarlos con más política. Pero no la de carácter populista de izquierda o de derecha que se apropia y medra del desencanto de la mayoría de la gente. En realidad lo que se requiere es profundizar en la capacidad y calidad institucional necesaria para formular, evaluar y monitorear políticas públicas efectivas, basadas en la evidencia, sostenibles en el tiempo. Solo así quizás nos podremos librar algún día en la región de este flujo y reflujo político de promesas fallidas, de nuevas esperanzas y sueños frustrados, de los cuales Brasil parece será el próximo ejemplo.

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en BRASIL Y LA EFECTIVIDAD DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS