LA HISTORIA CONVERTIDA EN UNA PROMESA FALLIDA

En el libro “Animal spirits” (Princeton University Press, 2009), sus autores, los Nobel de Economía George Akerlof y Robert Shiller, cuentan que José López Portillo, presidente de México durante el periodo 1976-1982, escribió una novela en 1965 llamada “Quetzacóatl”, que relata el regreso triunfal del dios azteca al rescate del orgullo mexicano, para proteger a los débiles y derrotar a los poderosos; en una palabra, a iniciar una nueva era de progreso y prosperidad para los mexicanos.

Convenientemente re-editada para la época de las elecciones presidenciales, López Portillo utilizó esa narrativa para apuntar que él era el hombre indicado para liderar los cambios económicos y sociales que necesitaba México. Su programa electoral no era otra cosa que el relato proyectado de cómo se cumpliría la profecía de su novela. Ya siendo presidente, López Portillo contó con el favor de dos sucesos providenciales. Uno fue el descubrimiento de nuevas y aparentemente enormes reservas de petróleo en México y el otro el aumento sustancial de su precio internacional desde 1979, lo cual le permitieron a su gobierno obtener abundantes ingresos fiscales que se tradujeron en un crecimiento económico relevante. La profecía parecía entonces citarse con el futuro, pues durante los seis años de su gobierno el PIB mexicano se incrementó en un notable 55%.

No obstante, hacia el final del periodo la economía entró en una espiral inflacionaria que la disparó hasta el 100%, el desempleo se incrementó vertiginosamente y la corrupción se volvió endémica. Simultáneamente, el gobierno de López Portillo contrajo una cuantiosa deuda externa, teniendo como colateral la potencial riqueza petrolera reflejada en las reservas del subsuelo, aunque posteriormente se corroboraría que éstas eran muy inferiores a las proyectadas inicialmente. En realidad, el éxito transitorio ya incubaba los problemas que se manifestaron en agudos desequilibrios macroeconómicos, provocando la crisis de la deuda externa de los años de 1980, lo cual marcó para la economía mexicana una década perdida.

Más allá de lo económico, el gobierno de López Portillo también fue uno de excesos y extravagancias. Uno que inmoralmente arregló que en su visita a México Juan Pablo II oficiara una misa privada para la madre del presidente. Uno impregnado de un poder casi absoluto, como correspondía gobernar en la “dictadura perfecta” de los gobiernos del PRI. Un gobierno que representó un auge y una caída que dejó a la nación mexicana con sus mismos o incluso agravados problemas económicos y sociales. Una historia convertida en una promesa fallida.

La fascinación por el relato fundacional o legitimador, la narrativa heroica, el discurso incendiario, es muy propio de la cultura, o más bien incultura, política en América Latina. En los procesos políticos latinoamericanos, democráticos o no, que un aspirante a gobernar hable bien y prometa mucho, aunque ese hablar bien y ese prometer no signifique otra cosa que decirle al “pueblo”, lo que él y su grupo entienden este quiere escuchar, a menudo ha sido muy rendidor políticamente, mucho más que apuntar las causas verdaderas de los problemas y asomar soluciones reales y factibles, por complejas y difíciles que pueda resultar implementarlas. Vender prosperidad reivindicando la retórica como si fuera la realidad misma es reflejo del infantilismo político, de derecha o de izquierda, que aún abunda por estas latitudes.

Una muestra reciente de esa retórica ha sido el discurso de toma de posesión de Manuel López Obrador como nuevo presidente de México. Un discurso efectista, plagado de promesas recicladas: eliminar la pobreza, combatir la corrupción, crear empleos, no endeudar al Estado, reducir la violencia. Lo criticable no es que el discurso haya apuntado a denunciar los problemas económicos y sociales de México, ni que López Obrador quiera desde el primer momento marcar distancia con sus antecesores en su forma de gobernar y en sus propósitos de gobierno. Todo esto es válido y legítimo. Lo cuestionable es que el discurso de la “cuarta transformación” de México, como lo han llamado, de carácter eminentemente popular y desafiante del statu quo, ha generado unas expectativas que son demasiado ambiciosas, dadas las restricciones que siempre imponen el escenario político y económico global y la oposición que en el plano nacional enfrentará de parte del poder económico. Esto es frustrante porque al final, como tantas veces ha sucedido, se antepone la “fuerza” del discurso por sobre las acciones y los resultados concretos. López Obrador y su gobierno harían bien en priorizar que sean sus acciones las que demuestren la coherencia entre las promesas y los resultados evaluables y medibles. Y no se trata de apostar por el fracaso de este proyecto, ojalá este no sea el caso y las acciones del nuevo gobierno se materialicen en progreso para la querida nación mexicana.

Escribo sobre esto y voy recreando en mi memoria y haciendo comparaciones con una historia de poder más próxima a mi experiencia vital. Una historia igualmente cargada de retórica sobre progreso y justicia social. La de un proyecto político apoyado por grupos  e intelectuales de izquierda a nivel continental y liderado por  unos militares imantados de los sueños justicieros de los héroes de la independencia, de los que ellos por cierto se sienten sus únicos herederos. Un proyecto que desde sus inicios en el poder se embardunó de populismo, demagogia, autoritarismo y corrupción. Una cuyo líder hipnotizó a las masas irredentas con su discurso incendiario, radical, divisionista, del que se puede decir los polvos de sus acciones y ejecutorias trajo estos lodos económicos y sociales actuales. Otro caso, si se quiere más triste y dramático, de historia convertida en una promesa fallida.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en LA HISTORIA CONVERTIDA EN UNA PROMESA FALLIDA

DESIGUALDAD ECONÓMICA Y RENT-SEEKING EN EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA

Es sabido que uno de los problemas más agudos que ha enfrentado la sociedad venezolana durante décadas ha sido la ineficiente distribución de la renta petrolera, de la cual se apropia y redistribuye el Estado como administrador del recurso energético en nombre de todos los venezolanos. La renta petrolera, derivada de las exportaciones de crudo, es una renta no producida, en el sentido que es el resultado del excedente que deja el diferencial entre el costo de producir el petróleo y su precio internacional, el cual se corresponde tanto con los determinantes de su oferta así como de su demanda en el mercado internacional, precio que está sometido a importantes fluctuaciones debido a diversos factores económicos, pero también geopolíticos, así como a la actuación cartelizada de las empresas petroleras que conforman la OPEP y de otros productores importantes No-OPEP, en particular los Estados Unidos y Rusia.

Al no tener un vínculo directo con el tejido económico-productivo del país, la renta petrolera ha sido re-distribuida fundamentalmente en forma de gasto público, subvenciones, subsidios, transferencias en efectivo o de otra modalidad dineraria de forma directa o indirecta y bajo otro tipo de mecanismos distributivos. La distribución de la renta ha dado pie durante más de medio siglo a políticas económicas fiscales, monetarias y cambiarias adaptadas especialmente al cumplimiento de objetivos de bienestar social, pero también al logro de propósitos políticos del grupo en el poder, lo cual ha derivado en políticas cortoplacistas, ineficaces para alcanzar metas sociales de largo plazo y sostenibles.

Otra consecuencia de la distribución de la renta petrolera por parte del Estado ha sido la aparición del rent-seeking. Los cazadores de renta, conformados por grupos de poder económico y político, se las ingenian para capturar por diversas vías y mediante diversos mecanismos la renta petrolera, sea de forma directa o indirecta. Los mecanismos que utilizan les sirven para ejercer influencia en la promulgación y ejecución de regulaciones y leyes impositivas que favorezcan sus actividades económicas y financieras rentistas. También tienen influencia en el diseño e instrumentación de políticas fiscales, monetarias y cambiarias, abriendo un espacio para realizar actividades económicas espurias que, no teniendo mucho peso en la economía real, sí son efectivas para lograr una importante captura de la renta.

Sobre este contexto de una economía altamente dependiente de la renta petrolera, que además es susceptible de ser capturada por grupos económicos y políticos, se va a realizar un muy breve análisis acerca de cuál ha sido el impacto distributivo de dicha renta durante la vigencia, desde 1999, del  gobierno del socialismo del siglo XXI, régimen que en teoría debe haber aplicado políticas cónsonas con una visión de equidad y de justicia social. De inicio digamos que el gobierno del socialismo del siglo XXI ha contado por espacio de dos décadas con los mecanismos constitucionales y de otra índole jurídica para lograr tal propósito. Digamos también que disfrutó por un amplio periodo de un boom de precios del petróleo durante alrededor de una década, lo cual supuso disponer de una enorme renta petrolera, para el tamaño de la economía venezolana, que en términos acumulados se estima ha sido de aproximadamente un billón de dólares en los últimos veinte años.

En rigor lo que se va a hacer es un ejercicio muy sencillo. Se trata de determinar si la política re-distributiva del gobierno del socialismo del siglo XXI ha favorecido a los más pobres y necesitados de la sociedad venezolana o si, por el contrario se ha inclinado por potenciar la riqueza de los más ricos. Para hacer la respectiva estimación vamos a tomar los datos que sobre la distribución del ingreso, una medida de la desigualdad económica, suministra para un gran número de países el Global Inequality Resource  del Proyecto Internacional de Investigación y Educación en Economía COREECON. Los datos pertinentes para cada país reflejan la distribución del ingreso real, medido en dólares PPA del 2005, por deciles de hogares con un determinado ingreso promedio, es decir, desde el 10% de hogares más pobres (D1), los siguientes deciles, hasta el 10% de hogares más ricos (D10), cubriendo el periodo 1980-2014.

El Gráfico más abajo muestra que la brecha de ingresos entre los hogares más pobres (D1) y los hogares más ricos (D10) de Venezuela era de 23,2 veces (D10/D1) en 1980, mientras que en 1998, último año de la democracia de la cuarta república, esa ratio había ascendido hasta 26,4. No obstante, es durante la vigencia del socialismo del siglo XXI donde dicha brecha se ha ampliado más y era de 32 veces de diferencia en 2014, alcanzando un pico en el 2010 de 35,2 veces. Hagamos un ejercicio hipotético suponiendo que solo existen estos dos grupos sociales y que captan su ingreso exclusivamente de la distribución que hace el Estado de la renta percibida. Se asume que estos ingresos se corresponden con su respectiva captura de renta. Si se mantiene la brecha de ingreso, si los ricos reciben 32 veces más ingreso que los pobres, de cada 100 dólares distribuidos el  hogar rico capturaría 96 dólares de ingreso, mientras que el hogar pobre capturaría solo 3 dólares.

Curiosamente, como se observa en el Gráfico, a pesar que la brecha de ingreso entre los deciles de hogares pobres y el más rico no se acortó en el periodo considerado, al menos para el siguiente decil de hogares más pobres (D2) no desmejoró sustancialmente. En efecto, la diferencia que había en 1980 era de 16,1 veces, sufriendo un ligero incremento hasta 17,1 veces en 2014. Por su parte, la diferencia de ingresos entre el tercer decil de hogares pobres (D3) y el más rico prácticamente no se alteró, pues era de 12,1 veces en 1980 y continuaba siendo de 12,1 veces en 2014. Esto sucedió así porque al menos numéricamente la tasa de incremento de los ingresos de los deciles D2 y D3, e incluso de los siguientes deciles, creció a un ritmo bastante similar al incremento experimentado por los ingresos del decil más rico, de 9% promedio anual ajustado durante 1999-2014, lo cual supuso que el ingreso para este grupo se triplicara durante este periodo.

Evidentemente se trata de una simplificación de un problema complejo que tiene varios determinantes no analizados aquí. Por nombrar dos, los ricos obtienen ingresos directos e indirectos de varias fuentes, particularmente de sus propiedades en activos reales y financieros, más las ganancias y el rendimiento obtenido de otros capitales invertidos que no son fáciles de cuantificar. Se estima que una importante fuente de estos ingresos no cuantificables en los últimos tres lustros ha sido el acceso a dólares bajo un tipo de cambio controlado que sub-valoriza ampliamente el costo de obtenerlos a lo que sería un tipo de cambio real de equilibrio. Por su parte, el ingreso de los pobres no refleja las compensaciones que reciben vía gasto público, particularmente en salud, educación y servicios básicos, algo que tampoco es fácil de medir. Pero los números son concluyentes en lo que respecta a que, por lo menos hasta 2014, las políticas del socialismo del siglo XXI tuvieron como efecto ampliar la brecha de ingresos entre los más ricos y los más pobres de la sociedad venezolana, contraviniendo una de sus promesas fundamentales de generar una sociedad más equitativa.

Especular si acaso esta brecha puede haber disminuido a partir del 2014 es válido, pero probablemente se ensanchó más atendiendo a tres hechos puntuales. El primero, el Estado venezolano ha captado una menor renta petrolera tanto por efecto de la caída relativa de los precios internacionales del petróleo así como por la disminución de la producción de crudo, estimada en la pérdida paulatina de alrededor de un millón de barriles diarios desde 2013. El segundo, la situación de aguda recesión económica con alta inflación, de un año para acá convertida en hiperinflación, estimada en 1.300.000% anual para finales de 2018, situaciones que, huelga decirlo, perjudican más a los hogares pobres que a los ricos. El tercero, el mecanismo de compensación del ingreso de las familias pobres vía un mayor gasto púbico ha sufrido las consecuencias de las situaciones planteadas previamente, haciendo que el gasto público real se haya desplomado en el último quinquenio y su efecto sobre la demanda agregada para lograr una recuperación de la economía haya sido nulo.

En conclusión, en el gobierno del socialismo del siglo XXI los más pobres han visto como los ricos se hacían más ricos frente a ellos. Para los demás segmentos de hogares el cierre de la brecha de ingresos respecto a los más ricos tampoco se logró, pero al menos en este caso no desmejoró sustantivamente. Se deduce que los más pobres no solo son muy vulnerables a la volatilidad de la economía venezolana, sino también les está vedado contar con los mecanismos legales e institucionales que les garanticen captar una parte importante de la renta. Un mecanismo de estos sería que por vía constitucional las familias venezolanas recibieran directamente una parte de la renta petrolera sin tomar en cuenta el arbitraje del Estado en su distribución. Por lo pronto, las clases sociales más pudientes siguen contando con mecanismos para capturar una parte relevante de la renta petrolera, en especial los más ricos de la sociedad venezolana, los cuales deberían estar agradecidos con el gobierno del socialismo del siglo XXI.

Para observar el Gráfico acceda al siguiente enlace de mi Twitter: https://twitter.com/iscovarrubias/status/1065211297195851776

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en DESIGUALDAD ECONÓMICA Y RENT-SEEKING EN EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA

COLOMBIA, EL RIESGO ES QUE TE QUIERAS QUEDAR

Dedicado a mis colegas y amigos Luis Alfonso Moreno y Carlos Parra de la Uptc.

Recibí por parte de autoridades, colegas docentes y estudiantes de la Facultad de Administración de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (Uptc) una invitación a dictar una conferencia y participar en un coloquio con emprendedores y empresarios en el marco del Seminario Internacional “Paradigmas contemporáneos en las organizaciones” celebrado los días 22 al 25 de octubre en la sede de la Uptc de Sogamoso, Boyacá, con el apoyo y patrocinio de la Asociación Colombiana de Facultades de Administración (ASCOLFA).

Una vez cumplido el compromiso y agradecido una vez más con la amabilidad, las atenciones, la generosidad de mis amigos colombianos, me dispongo a escribir unas líneas sobre esta nueva experiencia en Colombia. Una experiencia que me ha mostrado cambios positivos interesantes en la sociedad y en la economía colombiana desde mi última visita, lo cual contrasta agudamente con el escenario político, económico y social que se vive y se sufre diariamente en mi país Venezuela.

El primer cambio que percibo es en la propia Uptc. Desde que me invitaron por primera vez hace nueve años, esta universidad ha evolucionado hacia la excelencia académica e investigativa y ya se sitúa entre las diez mejores universidades de Colombia. Una evolución que habla del esfuerzo que desde las universidades colombianas se está haciendo en pro de alcanzar altas cotas de excelencia, en la búsqueda de una educación de una calidad que garantice la competitividad del capital humano que allí se forma. Otros cambios los percibí dentro de la organización del propio Seminario, lo cual constaté en un sin número de detalles que reflejan que una parte de la sociedad colombiana, en especial sus jóvenes universitarios y sus profesionales, está apostando por el futuro, un futuro donde se aprovechen las posibilidades que brinda la sociedad del conocimiento y la tecnología, particularmente las TIC y la IA, permitiendo mejorar e innovar en organizaciones y procesos productivos y sociales de todo tipo.

Una muestra de ello es que el ingreso de los participantes durante el evento no supuso se formara ninguna aglomeración ni retrasos para la entrada al auditorio, porque se hizo chequeando el tradicional estandarte de identificación mediante la utilización de un código QR. Entonces recordé que en un episodio de “Los Simpson” de hace dos décadas, el cual menciono en mi libro “Aprendiendo Economía con Los Simpsons”, se predecía hasta cierto punto que las organizaciones y la economía serían administradas apoyándose en robots, dispositivos y aplicaciones robóticas de fácil acceso como el código QR. En efecto, en el referido episodio, Bart y Lisa se gradúan en una academia militar y el coronel director de la academia en su discurso de orden les dice a los cadetes: En las guerras del futuro no participarán directamente ustedes sino lo harán pequeños robots. Pero ustedes serán los encargados de diseñar, fabricar y manejar esos robots.

Por su parte, en el coloquio de emprendimiento y empresarial pautado dentro de las actividades del Seminario, se presentaron otras muestras de esos cambios de mentalidad que conlleva ajustarse o adaptarse a una economía y una sociedad del conocimiento globalizada.  Así lo confirmó la exposición del gerente para Boyacá de Colombia Emprende, una institución público-privada de capital de riesgo que fomenta y apoya el emprendimiento innovador. La presentación de una emprendedora que recibió financiamiento de esta institución para su heladería de sabores artesanales y diseños innovadores, corrobora que a pesar de los escollos es factible desarrollar este tipo de emprendimientos, negocios que además directa o indirectamente se relacionan con la economía creativa o economía naranja, uno de los sectores productivos medioambientalmente más limpios y de mayor expansión en el Mundo y en América Latina.

El toque emotivo de ese coloquio lo suscitó un joven estudiante de Administración de la Uptc, empresario dedicado a la fabricación de balones deportivos. En su exposición le rindió honores a su abuelo, presente en el auditorio, quien comenzó el negocio de la producción de balones de fútbol cosiéndolos a mano, de una manera completamente artesanal. Hoy en día su nieto ha logrado hacer evolucionar la empresa, invirtiendo en tecnología e innovaciones, aspirando cubrir no solo el mercado colombiano de balones deportivos sino también a exportarlos a otros países de América Latina.

Otra experiencia interesante de mi viaje fue constatar el progreso y el ambiente de eficiencia en la calidad del servicio que tiene el Aeropuerto Internacional El Dorado en Bogotá. Este aeropuerto se ha erigido como el mejor de Suramérica y uno de los mejores del Mundo. Y esta eficiencia se relaciona con otra, al corroborar que en materia de infraestructura y servicios para el comercio marítimo Colombia también es el mejor conectado de Suramérica, de acuerdo con un índice de conectividad marítima elaborado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) y reflejado en el informe Review of Maritime Transport 2018. Todo ello se complementa, como lo mencioné en mi conferencia, con el conjunto de reformas introducidas para mejorar su clima de negocios, situando actualmente a Colombia como el país con el tercer mejor clima de negocios de América Latina, solo por detrás de México y Chile, según el informe Doing Business 2019 del Banco Mundial, publicado en octubre de este año 2018.

Esta visión optimista no pretende negar los problemas y desafíos que enfrenta Colombia. Por ejemplo, uno de los conferencistas del evento, Francisco Solís Encizo, expuso el problema que sigue constituyendo el alto índice de corrupción existente. Por su parte, en mi conferencia mencioné el obstáculo que supone el estancamiento en la diversificación de las exportaciones durante 2005-2015, según los datos del UNCTAD Handbook of Statistics 2016. Diversificar las exportaciones, especialmente la de bienes y servicios con medio y alto contenido tecnológico, resultará un desafío relevante para que Colombia logre evitar caer en la llamada “trampa de los países de ingreso medio”. Otro reto lo constituye seguir generando políticas inclusivas, especialmente en el área de la educación y la salud, que permitan disminuir la atávica muy desigual distribución del ingreso y de la riqueza de la sociedad colombiana. Por supuesto, el desafío de afianzar el proceso de paz será clave para generar la armonía política e institucional requerida dentro de una democracia consolidada para alcanzar el desarrollo.

Pero sin duda que de esta visita a Colombia me llevo la visión de que se están produciendo cambios muy interesantes, que apuestan por un futuro mejor, contrastando con el proceso que se vive en Venezuela, donde el Socialismo del Siglo XXI se convirtió en un proceso que en vez de acercarla al futuro la arrojó inmisericordemente al pasado, al abismo. Una famosa publicidad internacional para atraer turismo a Colombia jugaba con la palabra riesgo para hacer notar que antes la percepción del turista en general es que era muy riesgoso viajar al país neogranadino, mientras que ahora el riesgo es que uno se quiera quedar. Y tal cual fue mi sensación en esta visita.

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en COLOMBIA, EL RIESGO ES QUE TE QUIERAS QUEDAR