EL DISCRETO ENCANTO DE LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA VENEZOLANA

Es un hecho que desde el 2021 en adelante, la economía venezolana ha cambiado ligeramente el rumbo que la marcaba como una economía colapsada, la cual perdió en poco más de un lustro, desde 1914 y hasta por lo menos 2020, entre una quinta y sexta parte de su PIB y de su PIB per cápita, mermando sensiblemente las condiciones de vida de la mayoría de los venezolanos e impulsando a alrededor de un 20% de su población a abandonar el país en busca de mejores condiciones de vida, especialmente en cuanto a trabajo e ingresos. Este cambio de rumbo ha sido acreditado en las estimaciones que el FMI ha hecho respecto a la economía venezolana. En el último reporte sobre perspectivas económicas, de octubre de 2022, el FMI anunció que estima que la economía venezolana creció 5,4% en 2021, mientras señala que crecerá 7,2% en 2022, a la vez que se espera este crecimiento continúe en el 2023 a una tasa de 4,4%.

Sin embargo, la mayoría de los analistas coinciden en que este crecimiento, a diferencia de otras dinámicas económicas de otros periodos, ha sido impulsado por el crecimiento de algunos pocos sectores y estos no son necesariamente los sectores más dinámicos y productivos. En general se menciona que el crecimiento ha provenido del aumento de actividad económica en sectores asociados sobre todo a los servicios de comercio, en particular del comercio importador, ocio, servicios de telecomunicaciones y algunos más. La recuperación económica no ha impactado de manera significativa en sectores como la construcción, la manufactura y una parte del sector agroalimentario, por nombrar los sectores que son más sensibles a las variaciones de la dinámica económica.

Un aspecto favorable de la recuperación económica es que se ha producido a la par del abatimiento de la hiperinflación en el primer trimestre de este año 2022, lo cual se corrobora con el pronunciado descenso que ha tenido  la tasa interanual de inflación. Se ha podido establecer que la meta inflacionaria para este año, fijada en torno al 100% anual, esta cerca de cumplirse, según los datos oficiales que entrega el BCV, a pesar de las presiones inflacionarias desencadenadas en los dos últimos trimestres de este año. Más allá que se cumpla la meta o no, se puede señalar como un éxito relativo de la política económica que se haya logrado reducir significativamente una tasa de inflación que en 2021 fue de 686,6%.

Han sido varias las política combinadas que, implementadas desde el 2021, han traído este beneficio. Las más relevantes son el manejo de una política cambiaria donde el gobierno  inyecta determinadas cantidades de dólares al mercado, con el objetivo de mantener estabilizado el tipo de cambio. Esta política ha sido implementada al contar el gobierno con un mejor flujo de caja en cuanto a sus ingresos, aprovechando el ligero repunte de la producción y exportación petrolera, en medio del aumento de los precios internacionales del petróleo desde el 2021. La segunda política ha estado dirigida a contener la repercusión del aumento de la liquidez monetaria por la vía de mantener en un alto nivel el encaje legal, de 70-80%, lo cual ha reducido la posibilidad de expandir el multiplicador del dinero en monedas y billetes y depósitos a la vista (M1).

No obstante, ambas políticas también han acarreado unos  importantes costos. La inyección de dólares como oferta en el mercado cambiario se ha realizado al costo de ver reducido el nivel de reservas internacionales, reservas que son inestables, toda vez que los ingresos por exportaciones petroleras, como es su caraterística, se comportan de forma volátil y sabiéndose que no ha sido posible la recuperación de la industria para operativizar un nivel de producción que por lo menos llegue a 1.000.000 de b/d. Por lo demás, la contención de la tasa de depreciación del tipo de cambio en 2021, la cual fue equivalente aproximadamente a la mitad de la tasa de inflación, significó que el dólar perdió poder adquisitivo, en aproximadamente 50%, viéndose mermada su función de ser reserva de valor, en un país donde la moneda nacional, el bolívar, dejó de cumplirlo hace bastante tiempo.

El otro costo ha recaído especialmente sobre la actividad económica de las empresas. Si bien la medida del aumento del encaje legal a niveles tan altos como 70-80% ha tenido el resultado más o menos previsto para contener la inflación, también ha traído una consecuencia negativa, como lo es la restricción del crédito empresarial por parte de los Bancos y entidades financieras. La falta de financiamiento, uno que es fundamental para el buen desempeño de los negocios y las inversiones, ha causado que las empresas no puedan o se vean muy limitadas a apalancarse financieramente mediante préstamos, por lo cual deben recurrir a sus flujos de caja para financiar con recursos propios sus actividades.

Por otra parte, las repercusiones de la política cambiaria han tenido efectos diferenciados. Como se indicó, en el 2021 la contención de la aceleración de la tasa de depreciación con respecto a la tasa de inflación generó que el dólar perdiera parte de su función de ser reserva de valor, algo que en el escenario de un bolívar que no cumple esta función o la cumple muy precariamente desde hace varios años, supone un riesgo para los beneficios que en teoría y en la práctica ha traído la dolarización informal instrumentada por el gobierno. En el 2022 la tasa de depreciación del tipo de cambio ha corrido a la par e incluso ha sido superior a la tasa de inflación, lo cual corrige el efecto anterior, pero al costo de generar una mayor presión inflacionaria, por el inevitable efecto transmisión de las variaciones del tipo de cambio sobre los precios de los bienes y servicios importados o los nacionales que utilizan materias primas e insumos importados.

Estos dilemas de política se deben más que a su mal diseño, a las restricciones que van surgiendo en el entorno. Por ejemplo, la imposibilidad por parte del gobierno de mantener la inyección de dólares en el mercado cambiario, al no contar con reservas líquidas para ello,  ha tenido la consecuencia en este mes de noviembre de disparar el precio de la divisa, la cual ha experimentado una tasa de depreciación pronunciada, amenazando la meta inflacionaria fijada, haciendo perder aún más el escaso poder adquisitivo de los ingresos salariales, llevando el salario mínimo para los trabajadores a una cifra irrisoria, equivalente a alrededor de 10 dólares mensuales, sin duda uno de los más bajos del mundo, generando un clima de riesgo e incertidumbre alrededor del mercado cambiario, observado entre otros datos en la ampliación de la  brecha que se ha abierto entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio paralelo, de aproximadamente 21,4%.

Y los dilemas de política económica no son sino el reflejo de otros dilemas que tiene que ver con preguntarse si la mentada recuperación económica exhibida por el país en los últimos dos años será sostenible en el mediano y largo plazo y si se producirá en un entorno macroeconómico para el trabajo, los negocios y las inversiones más estable y de menos incertidumbre. Todo ello debe formar parte de una agenda prospectiva de análisis del entorno que hay que considerar para la toma de decisiones individual y colectiva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en EL DISCRETO ENCANTO DE LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA VENEZOLANA

UNA MIRADA AL LIBRO SOBRE LA VIDA DE JOHN NASH: A BEAUTIFUL MIND

Existe un cuento seguramente apócrifo que tiene de protagonista el gran físico Leó Szilárd. Se trata de un relato acerca de la razón de por qué una vida se puede contar desde diferentes perspectivas. Se dice que en una oportunidad se encontraba este genio haciendo unas anotaciones en el comedor de su Universidad y un colega le preguntó: – ¿Qué escribes, Leo? A lo que este respondió: – Le cuento a Dios los hechos de mi vida. Entonces el amigo le dijo: – ¿Y tú no crees que Dios, siendo omnipresente y omnisapiente, conoce los hechos de tu vida? A lo que Szilard contestó: – Seguramente sí los conoce, pero lo que estoy seguro Dios no conoce es esta versión de los hechos. Una versión de los hechos de otro genio, el matemático John Forbes Nash (1928-2015), Premio Nobel de Economía, Premio Abel de Matemáticas, es la biografía A Beautiful

Mind, escrita por la periodista estadounidense Sylvia Nasar, publicada en 1998 y traducida al español con el nombre Una mente prodigiosa (Mondadori, 2001). El libro inspiró la oscarizada película del 2001 con el mismo nombre, aunque esta es un pálido reflejo de la biografía de Nash, pues se enfoca casi exclusivamente en el asunto de su esquizofrenia, sin prestar mayor atención al más importante logro de Nash, su contribución a la Teoría de Juegos y sus aplicaciones, lo cual, como sabemos, revolucionó este campo del saber. Estas notas tienen el propósito de subrayar más ese aspecto.

La teoría de juegos nació como una pariente pobre de otras teorías y problemas matemáticos de mayor calado. Pocos matemáticos de prestigio de la primera mitad del siglo XX le prestaban atención, pero esta teoría cobraría un tremendo impulso con la publicación del libro Theory of Games and Economic Behavior, escrito por el matemático John von Neumann y el economista Oskar Morgenstern, publicado en 1944. Este libro fundamentó el uso de esta herramienta matemática para la resolución de conflictos, negociaciones, intercambios en el ámbito económico. La teoría de juegos, tal y como la describe el economista español Juan Carlos Martínez Coll, es una teoría que analiza los comportamientos estratégicos y a toma de decisiones relevante en situaciones de conflicto o de cooperación que se dan entre dos o más jugadores, también llamados agentes. Se dice de un comportamiento que es estratégico cuando se adopta teniendo en cuenta la influencia conjunta sobre el resultado propio y ajeno de las decisiones propias y ajenas. La teoría de juegos se postula como un modelo que simplifica las complejidades de la toma de decisiones, pero de esta simplificación resulta la posibilidad de racionalizar y predecir la conducta de los participantes en innumerables actividades propias del comportamiento humano.

Los primeros modelos de la teoría de juegos en el ámbito económico se enfocaban en situaciones donde dos actores decisores o jugadores establecían un juego de tipo cooperativo o de tipo “suma cero”, donde lo que gana un jugador es exactamente lo que pierde el otro. Estos modelos hacían explícito que, aunque la estrategia racional individual de cada jugador en un intercambio o negociación sea preservar sus propios intereses, maximizar su ganancia, el resultado puede desembocar en uno que también sea el mejor resultado colectivo.

Estos primeros modelos eran coherentes con la visión del filósofo y economista escocés de la segunda parte del siglo XVIII Adam Smith, quien en su libro La riqueza de las naciones, publicado en 1776, dejó sentado que el autointerés y el egoísmo de un individuo, uno que trata de obtener la mejor parte de una negociación o intercambio, es lo que permite precisamente que estos se realicen, resulten mutuamente beneficiosos para quienes negocian o intercambian y para la sociedad en su conjunto. Smith planteó que la consecuencia lógica de este comportamiento racional es que las decisiones individuales terminan siendo guiadas por una “mano invisible” hacia el mejor resultado social posible, en términos de riqueza y bienestar económico.

Y es aquí donde entra en escena John Nash. Este genio matemático no se interesó en la teoría de juegos porque le gustara el estudio de la economía o porque quería refutar a Adam Smith. La razón fue que se interesaba por prácticamente todos los campos de las matemáticas donde existieran difíciles problemas sin soluciones a la vista. Se planteaba como un verdadero reto resolverlos. Su primera motivación fue entonces superar los que él consideraba planteamientos incompletos de von Neumann y Morgenstern sobre la teoría de juegos y el comportamiento económico, pues estos no se referían a las situaciones donde el resultado de la interacción económica, o incluso de cualquier otra naturaleza, puede  no ser cooperativa, ni presentaban soluciones para esta. En un juego no cooperativo la mejor estrategia racional de decisión que puede seguir un jugador es la opción que le brinda el mejor resultado posible independientemente de la decisión que tome el otro jugador. Esta estrategia, llamada “estrategia dominante”, no supone que se alcance el mejor resultado conjunto, solo asegura evitar el peor resultado individual. La estrategia dominante, especialmente en los juegos repetitivos, conduce al llamado “equilibrio de Nash”, una situación donde la estrategia de cada jugador es la mejor posible dada la estrategia que sigue el otro o los otros jugadores, y ningún jugador tiene incentivos para modificar su estrategia.

Ilustremos el alcance de la teoría de juegos con una de sus aplicaciones clásicas, conocida como el “dilema del prisionero”. Dos delincuentes son detenidos por un robo menor, pero la policía no tiene suficientes pruebas para inculparlos, así que los interroga por separado y de manera aislada, intentando extraerles una confesión. Si ambos se declaran culpables recibirán una pena de 2 años. Si uno de ellos se declara culpable y el otro calla recibirán una pena de 1 año y de 3 años respectivamente. Si ambos callan tendrán que soltarlos por falta de pruebas. Dada la situación planteada, uno de los delincuentes razona que la mejor estrategia es declararse culpable, porque tanto si el otro también lo hace así como si calla recibirá una pena menor a la situación donde él es el que calla y el otro se declara culpable. Y el otro delincuente razona exactamente de la misma forma. Declararse culpable es la estrategia dominante porque es una decisión que supone el mejor resultado para cada uno independientemente de lo que decida el otro. No obstante, el mejor resultado posible, que los dejen libres, se consigue si ambos decidieran callar, pero esta no puede ser la estrategia dominante porque no tienen forma de comunicarse y no pueden confiar en que no se traicionarán. En este caso no se puede lograr el mejor resultado conjunto porque el delincuente que calle se arriesga a la posibilidad de obtener el peor resultado individual.

Nash planteó las ideas fundamentales de su versión de la teoría de juegos no cooperativos en 1950, a sus 21 años de edad, en su tesis doctoral en la Universidad de Princeton. Las 27 páginas de contenido de la tesis revolucionaron por completo este campo de estudio, no solo en el área económica, sino también en ámbitos como el análisis geoestratégico, la evolución y los biosistemas. Esas pocas páginas constituyeron la base para que, 44 años después, en 1994, la Academia Sueca le otorgara a Nash el Premio Nobel de Economía. De esta tesis los matemáticos dicen en su argot particular que es un planteamiento matemático muy “elegante”, equivalente a contemplar una obra de arte estéticamente impecable. Una de las aplicaciones de la teoría de juegos que ha resultado más determinante ha sido en el campo del análisis geoestratégico, especialmente en el contexto de los “juegos de guerra”, como el que estuvo planteado dentro del escenario de la Guerra Fría de los años cincuenta y sesenta del siglo XX, con la amenaza real de que estallara un conflicto de grandes proporciones, con un alto potencial destructivo global. Todo el que quiera entender por qué la Guerra Fría no derivó en un holocausto nuclear debe entender que mediante la teoría de juegos se plantearon estrategias de conflicto disuasorias, cuya aplicación alejó la posibilidad de un resultado de destrucción mutuamente asegurada (MAD, por sus siglas en inglés).

Setenta años después de la tesis de Nash, la teoría de juegos y sus aplicaciones en el ámbito económico se ha extendido hacia el análisis de problemas como la resolución de conflictos en actividades donde se explota un recurso o bien común, como puede ser una laguna donde no están asignados derechos de propiedad y cualquier individuo puede pescar allí. En este caso, cada pescador buscará sacar el mejor provecho individual de su pesca, es decir, maximizar su beneficio individual, pero esta estrategia seguida por todos los pescadores conlleva a un resultado no cooperativo que agotará la pesca por sobrexplotación, un problema a menudo llamado “tragedia de los comunes”.

También se ha aplicado la teoría de juegos al diseño óptimo de subastas de bienes públicos, como la asignación del espacio radioeléctrico entre las compañías que lo requieren para sus actividades. No obstante, sobresimplificar la realidad en modelos que solo consideran unas pocas variables y donde la complejidad de los problemas no solo involucran variables económicas sino también políticas, medioambientales, culturales, le resta capacidad hermenéutica y predictiva a la teoría de juegos. En realidad, muchos de quienes la estudian son conscientes de que es incompleta y que diseñar una estrategia exitosa a partir de esta teoría parece tener más de arte que de ciencia.

La biografía de John Nash se explaya en aspectos poco conocidos de los años en los que sufrió de manera intermitente de esquizofrenia. Se trata de episodios dolo rosos que volvieron la vida de Nash completamente infeliz, le restaron posibilidades académicas y profesionales, lo alejaron de familiares y amigos e hicieron pensar a quienes lo conocían y compartían su vida que todo estaba perdido para él. No obstante, Nash se recuperó relativamente bien de su enfermedad y pudo trabajar nuevamente en la resolución de agudos problemas matemáticos, pudo volver a sintonizar su mente más con el mundo de los números y las conjeturas que con el mundo de las relaciones personales, uno en el que siempre se le dificultó encajar. Era sumergida en sus matemáticas donde la mente brillante de Nash se sentía verdaderamente cómoda. Afortunadamente, su caso fue uno de justicia poética, pues al final pudo recibir en vida los merecidos reconocimientos que su genialidad aportó al conocimiento y a la comprensión del comportamiento humano.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en UNA MIRADA AL LIBRO SOBRE LA VIDA DE JOHN NASH: A BEAUTIFUL MIND

LA ARQUITECTURA ECONÓMICA MUNDIAL (I)

Hablar de la arquitectura económica mundial es hablar de los rasgos, características, tendencias, etc., que definen las actividades y procesos económicos cuando son vistos desde una perspectiva global.  Sería pedante tratar de abarcar todos estos rasgos y características, además de un ejercicio complejo. En razón de ello, y en el marco de una conferencia que impartí para estudiantes y profesores de la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Costa Rica y para el público en general, elegí algunas de esas características, entre las que me parecen las más relevantes. En función de ello, las analizo, utilizando datos de organismos internacionales y multilaterales, en esta entrada y en las sucesivas de este blog.

Uno primero de estos rasgos es demográfico, es la tendencia que muestra a la población mundial envejeciéndose. En efecto, el porcentaje de personas mayores de 65 años en el total de la población mundial ocupa cada vez más un mayor espacio demográfico. De representar en 1960 un 5% de ese total y 10% en la actualidad, aproximadamente 800 millones de personas, se estima que en 2050 representará un 16-18% de la población total mundial que, según algunas estimaciones, será de aproximadamente 9.700 millones, lo que significa que este grupo de edad rondará una cifra entre 1.550-1.750 millones. Son variadas las causas que han hecho se manifieste esta tendencia, pero en general ha venido de la mano de un aumento de la esperanza de vida de la población, como efecto de cambios en la calidad de vida, particularmente en lo que respecta a los indicadores de salud y de seguridad alimentaria. Por su parte, se ha producido y se sigue produciendo un declive demográfico del porcentaje de la población menor de 14 años, los niños y niñas, en el total de la población mundial. Mientras en 1960 este grupo de edad representaba el 37% del total mundial, en la actualidad representa el 27% (aproximadamente 2.160 millones de niños y niñas) y se estima sean de alrededor del 20% de la población total mundial en 2050. Este declive se ha producido como efecto de la caída de la tasa de crecimiento de la poblacional mundial, pasando de 1,3% en 1961 a 0,9% en 2021.

Sin embargo, estos cambios demográficos no se producen de manera uniforme o simétrica en el nivel global, un rasgo general característico de la arquitectura económica mundial es que, más allá de la aceleración de la globalización, esta tiende a impactar de manera no uniforme y asimétrica en los diferentes países y regiones del Mundo, generando efectos diferenciadores relevantes. Por ejemplo, a pesar que el aumento en promedio de la esperanza de vida en la actualidad en el nivel mundial, de 69,8 años para los hombres y 74,2 años para las mujeres, se ha producido de manera general, es un proceso más acentuado en los países desarrollados que en las naciones en desarrollo y aún entre estas se encuentran importantes diferencias regionales cuando se comparan Asia, África y América Latina, por señalar tres regiones. Por su parte, la disminución de la tasas de crecimiento de la población también ha sido por décadas más pronunciada en los países avanzados que en lo que están en proceso de desarrollarse, donde la disminución de esta tasa, aunque también ha ocurrido, ha sido de forma más lenta.

En general, dos indicadores característicos del desarrollo de un país o territorio se manifiestan en el incremento de la esperanza de vida, al mismo tiempo que disminuye la tasa de crecimiento poblacional, incluso hasta una tasa negativa. Dos ejemplos de ellos son Japón e Italia. Japón e Italia tienen una de las esperanzas de vida más altas del Mundo: 84,6 años y 82,9 años respectivamente. A la par, sus tasas de crecimiento demográfico son de -0,5% y -0,6% respectivamente. En algunos países ricos la tasa de crecimiento poblacional no es negativa por el incremento que experimenta entre la población migrante (281 millones en 2020, 3,6% del total de población mundial), pues los grupos migrantes tienden a tener una tasa de crecimiento demográfica mayor que la población original. Es el caso de Estados Unidos donde, según el último censo poblacional de 2020, la mitad de la tasa de crecimiento de la última década fue causada por su aumento entre la comunidad latina y el resto por el crecimiento de otras comunidades no blancas.

La repercusión que tiene esta tendencia que ha significado el aumento del número de personas mayores, a la par que se producen menos nacimientos, tiene y tendrá aún más en el futuro importantes implicaciones económicas. Por solo mencionar dos, la presión fiscal por la vía de sostener la seguridad social, con el importante gasto que representa las pensiones, se  ha elevado y se elevará significativamente aún más en el futuro. La respuesta de los gobiernos a este desafío tendrá a su vez consecuencias en los equilibrios (o desequilibrios) de las finanzas públicas. Nuevamente, los países están preparados de manera muy diferente para enfrentar este desafío y en algunos casos solo una reforma fiscal y tributaria a profundidad les permitiría solventar el peso de las pensiones sobre los ingresos públicos. Una segunda consecuencia se hace sentir en cierta reconfiguración de los bienes y servicios que son ofrecidos a este grupo de población en aumento. Tomarán auge productos y servicios, como los médicos y de recreación, cada vez más adaptados y diversificados para segmento del mercado. Es una realidad económica que, no obstante, debe considerarse desde la perspectiva y la prospectiva de cómo diferentes sociedades con diferentes fortalezas y debilidades, oportunidades y amenazas, la encararán.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en LA ARQUITECTURA ECONÓMICA MUNDIAL (I)