UNA BREVE HISTORIA DE COLOMBIA Y EL OLVIDO QUE SEREMOS

Dedicado a la memoria de María Mercedes Carranza

Vuelvo a ver la serie “Pablo Escobar el Patrón del Mal”, la cual retrata crudamente la violencia de todo tipo que se apoderó de Colombia desde la década de los ochenta del siglo XX, producto del auge del narcotráfico y los carteles de la droga. También desnuda las debilidades institucionales que padecía el Estado colombiano, agravando los problemas que emergieron con este mal social. En el episodio correspondiente al asesinato, por órdenes del Cartel de Medellín, del periodista Guillermo Cano, director del diario El Espectador, el 17 de diciembre de 1986, me conmovió contemplar las escenas en las que su esposa y su hijo lo recuerdan por los espacios de su casa y del diario que era su pasión. Y es que la partida del mundo terrenal de un ser querido nos devuelve en nuestros recuerdos a los espacios y lugares que habitaron, donde compartimos, los vimos reír, llorar, nos abrazaron, quedan impregnados de una pátina de nostalgia.

En las escenas posteriores al atentando, quien auxilia a Don Guillermo agonizando es Niki Polanía, la valiente periodista que lo secunda en esa lucha librada desde el periódico contra el narcotráfico. Como estoy enamorado de Niki, verla sufriendo y llorando también me entristeció. Niki es interpretada por la actriz Susana Torres y hace el personaje de quien en la vida real es María Jimena Duzán, una destacada periodista y politóloga formada en la Universidad de Los Andes, Harvard y París, que desde muy joven incursionó en los medios y tuvo a Don Guillermo como su tutor. Sus reportajes y artículos se han publicado por varias décadas en importantes diarios y revistas de Colombia y en algunos medios internacionales, también ha escrito varios libros sobre sus experiencias en el mundo periodístico.

La hermana de María Jimena Duzán, también periodista, Silvia Duzán, fue asesinada por grupos paramilitares, el 26 de febrero de 1990. Irónicamente, hacía un documental para la BBC sobre la violencia política en Colombia. Era esposa del prestigioso economista Salomón Kalmanovits. Este suceso me llevó al recuerdo de mi encuentro con Salomón en Bogotá en julio del 2004. Cuando nos conocimos personalmente, teníamos tantos temas afines de qué hablar que la conversación fluía sin parar, tanto así que su pareja de ese entonces nos advirtió que íbamos a dejar enfriar la rica carne que nos comíamos en un restaurant del norte de la ciudad. Luego seguimos conversando por varias horas en su apartamento y entonces recibo de él un obsequio invaluable, su libro “Economía y Nación: una breve historia de Colombia”. Leer el libro me dotó de una nueva y rica perspectiva para entender mejor al querido país hermano.

Releo la dedicatoria del libro, Salomón escribe sobre nuestra convergencia en ideas y forma de encarar la economía. Pienso entonces en otra convergencia: la necesidad de mantener viva la enseñanza y las lecciones de la historia. Héctor Abad Faciolince ha señalado que ese fue uno de sus motivos al escribir El olvido que seremos. Esta extraordinaria novela es un excelso recorrido de añoranzas alrededor de la admirada figura de su padre, el médico de salud pública Héctor Abad Gómez, asesinado en una calle de Medellín el 25 de agosto de 1987. La obra también recrea la violencia política enquistada desde hace ya muchas décadas. Lamentablemente, en la actualidad, la violencia persiste, sigue formando parte del devenir político y social, manifestándose terriblemente en diferentes ámbitos y estamentos de la sociedad colombiana.

Abad Faciolince nos cuenta que él encontró dentro del bolsillo del pantalón de su padre un poema de Jorge Luis Borges. A partir de este hecho, la historia entronizada en la novela cobra un gran simbolismo, convirtiéndose en un recordatorio de que tanto la memoria personal, particular, así como la memoria histórica, colectiva, si bien son diferentes, comparten la misma necesidad de ser preservadas. En lo personal, pienso, y fue el principal motivo para animarme a escribir, que en definitiva la vida tiene algo del verso inicial del poema de Borges: “Ya somos el olvido que seremos”. Nos debemos a la causa, entonces, aunque sea por un mero ejercicio de nostalgia, de alargar ese olvido.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en UNA BREVE HISTORIA DE COLOMBIA Y EL OLVIDO QUE SEREMOS

MI CURSO DE PLAN DE NEGOCIOS. CLASE MAGISTRAL: LA HABILIDAD DE PREDECIR Y LOS PLANES DE NEGOCIOS

Dedicado a los participantes de mi curso de Plan de Negocios

Es un hecho que, en los albores de la humanidad, las especies Homo sapiens y Homo neanderthalensis compartieron territorios de caza y hasta se mezclaron. Pero los sapiens sobrevivieron mientras que los neandertales desaparecieron hace unos 40.000 años. Existen varias hipótesis para explicar por qué pasó esto. Imaginemos a un sapiens cazador con una extraordinaria habilidad para anticipar por dónde y cómo se moverían los mamuts y los renos, los grandes animales buscados por la gran cantidad de carne y proteínas que aportaban al clan. Imaginemos además que este sapiens inteligente tenía igualmente una gran capacidad de comunicar y de estructurar con sus compañeros modelos de cooperación eficaces. Los resultados exitosos les permitían retroalimentarlos, mejorando continuamente con esto el lenguaje y la comunicación, la fabricación de armas. Con el tiempo pudo formarse un modelo de sobrevivencia donde los sapiens desarrollaron ventajas competitivas y cooperativas de las cuales los neandertales adolecían o tenían limitaciones.

Aunque se trata de una explicación interesante de debatir, dejemos la hipótesis a un lado y vamos a enfocarnos en analizar someramente la habilidad de anticipar, de predecir, que ya acompañaba a los seres humanos desde las andanzas del sapiens prehistórico. Concentremos el análisis, además, en una sola actividad: los negocios, donde la habilidad de anticipar el futuro conforma una gran parte del éxito o del fracaso de estos.

La capacidad de anticipar el curso de los negocios se despliega en al menos tres niveles dignos de mencionar. El primer nivel se corresponde con la habilidad para desarrollar una imagen acertada del futuro negocio mientras este es todavía una idea de negocio. El segundo nivel se inscribe en la capacidad que concurre, una vez se tiene una empresa, para generar un modelo de negocio que se adapte bien al entorno, sea este local, nacional o global, donde se puedan enfrentar con éxito los cambios, particularmente  implícitos en las oportunidades y las amenazas que surgen. El tercer nivel responde a una visión un poco utópica y es la habilidad de convertir el modelo de negocio en uno que anticipe el modelo de sociedad deseable, contribuyendo así a su potencial materialización. Por supuesto, los tres niveles de anticipación y prospectivos para los negocios están permeabilizados por la continua y recurrente presencia en cualquier actividad económica del riesgo y la incertidumbre.

En este sentido, la historia nos habla de modelos de negocios tan exitosos que fueron creados hace más de un milenio y aún funcionan. Es el caso, por mencionar uno, de la empresa japonesa Kongō Gumi, dedicada a la construcción y reconstrucción de templos budistas desde el año 578 D.C. Sin embargo, en los países donde se llevan estadísticas empresariales fidedignas, como en Estados Unidos, lo habitual es corroborar que una buena parte de las pequeñas y medianas empresas creadas en un año determinado ya no existan al cabo de unos pocos años. También es cierto que modelos de negocios exitosos en algún periodo, pueden luego no lograr adaptarse bien a los cambios del entorno económico, político o social. En el estupendo libro que es Economía en Colores, del economista español-estadounidense Xavier Sala-i Martin, publicado en 2015, él no se priva de alabar el modelo de negocios del FC Barcelona y del Cirque du Soleil, sin embargo, los tropiezos financieros que han confrontado ambos desde hace varios años induce a señalar que, en definitiva, lo permanente de los negocios es el cambio impregnado de riesgo e incertidumbre.

Todo lo dicho sirve para apuntar lo interesante que ha resultado, y el privilegio que ha significado, enseñar este curso de plan de negocios, donde han participado excelentes profesionales provenientes de cinco países: Estados Unidos, Republica Dominicana, Costa Rica, Chile, Venezuela. El curso ha tenido como eje transversal la tarea de tomar decisiones con respecto a la posibilidad de crear, ampliar, relocalizar un negocio, basándose en información y datos fiables, en la identificación y análisis certero de las alternativas, en la selección de criterios que sean indicadores efectivos de lo que se espera en cuanto a su factibilidad económica, técnica y financiera. El curso hace explícito que un plan de negocios bien elaborado permite tomar mejores decisiones acerca de si resulta conveniente o no materializar una idea de negocio, demostrando si es factible y se espera sea rentable.

Los resultados de poner en práctica por parte de los participantes las herramientas enseñadas, a partir de  la elaboración, aunque fuese de forma esquemática, de un plan de negocios, confirmaron el cumplimiento a cabalidad del objetivo general del curso. Por lo demás, algunas de las ideas de negocios planteadas fueron muy interesantes e innovadoras, otras destacan por el talento emprendedor, el esfuerzo, la visión, del capital humano venezolano realizando actividades empresariales en otros países. Por todo ello, estoy muy satisfecho y agradecido con el curso y sus participantes, del cual me llevo valiosas enseñanzas y les deseo el mayor de los éxitos profesionales y empresariales.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en MI CURSO DE PLAN DE NEGOCIOS. CLASE MAGISTRAL: LA HABILIDAD DE PREDECIR Y LOS PLANES DE NEGOCIOS

CUANDO EL MARKETING DIGITAL ES EL ENEMIGO

Leo en una de mis redes sociales una publicidad de esas que no solicitamos suscribirnos pero igual nos llegan por imposición del sacrosanto “marketing digital”. Generalmente paso de largo de ellas, no obstante, una de esas me llamó la atención. Era una publicidad de cosméticos y decía, palabras más, palabras menos, que el Sol es el enemigo de la piel y además una tal luz azul también. No leí más, aunque la frase de marras me quedó rondando en la cabeza y preguntándome ¿Cómo puede una publicidad llamar al Sol enemigo nuestro? Recordé entonces que en un capítulo de Los Simpson el Sr. Burns lleva su miseria y ambición al extremo y justifica querer tapar el Sol porque es su competidor y la luz que nos suministra es gratuita, entonces le dice a Smithers en tono de sabiduría: “Desde tiempos inmemoriales el hombre ha querido derrotar al Sol y yo lo conseguiré”. Desde luego que Burns tiene en esta empresa de cosméticos un tremendo aliado, tienen un enemigo común.

Desde los albores de la humanidad, nuestra simpatía por el Sol ha sido manifiesta, desde verlo como un Dios, en algunas sociedades ancestrales, hasta incluirlo en innumerables mitos, leyendas, cuentos, historias, algunos de los cuales se pierden en la noche de los tiempos. Ahora sabemos por conocimiento científico que el Sol es una bola de gas compuesto principalmente de hidrógeno que va gastando, está situado en uno de los brazos de la periferia de la galaxia Vía Láctea, es una estrella relativamente pequeña que vive su madurez y en unos 5.000 millones de años dejará de ser quien es. Por supuesto, nada de este conocimiento le quita un átomo de majestad a quien nos provee de materiales para que surgiera y se sostenga la vida y nos surte la energía que mueve al mundo.

No estoy negando que una exposición inadecuada al Sol puede hacernos daño, y no solo en la piel, pero de allí a que unos “creativos” publicitarios de cosméticos lo llamen “enemigo” hay, por una parte, una supina ignorancia y, por otra, una distancia tan grande como por lo menos la distancia de la Tierra al Sol: 150 millones de kilómetros.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en CUANDO EL MARKETING DIGITAL ES EL ENEMIGO